¿Y la medicina alópata?

La medicina alópata (convencional) es sólo una forma de entender la salud pero, como ella, hay muchísimas más. Sin ir más allá, la medicina tradicional china lleva practicándose más de 4000 años.

El método científico está limitado por los conocimientos actuales, por lo que, también, solo es un método más. La mayoría de tratamientos alternativos que funcionan no saben como probarlos porque todavía no hay equipos ni conocimiento para ello.

La medicina alópata trata los síntomas, no la causa. Si tratara la causa, todos los síntomas desaparecerían pero, ¿Porqué no lo hace? Sencillo: depende de la indústria farmacéutica. Si tratan los síntomas, el paciente se medica y, mientras lo haga, los síntomas desaparecen pero si deja de medicarse, muchas veces, vuelven. Además, la medicación suele producir efectos secundarios nocivos que hacen enfermar otra parte del cuerpo, que genera más medicación y negocio y, asi, sucesivamente. Al final, el objetivo de las farmacéuticas es cronificar al paciente y alagar su esperanza de vida para medicarlo durante más tiempo. Lo que no es negocio es una pastilla que, simplemente, cure.

¿Eso significa que la medicina alópata no es útil? En absoluto, quizás es la mejor para

salvar vidas ante situaciones de vida o muerte, accidentes, cirugías de emergencia y para 

generar analíticas o diagnósticos físicos (no energéticos) por la imagen.

Estas 2 últimas, incluso, las prescribimos para constatar la efectividad del nuestro

tratamiento. El resto de aplicaciones de la alopatía, suelen ser las más perjudiciales para

el cuerpo y, por ello, son las últimas que prescribimos a un paciente, o a nosotros mismos.

Por tanto, no estamos de acuerdo con la indústria farmacéutica pero si con los médicos,

cuya intención es ayudar a mejorar la salud de los pacientes, como nosotros.
Por este motivo trabajamos integrativamente con ellos compartiendo la información

relevante de un mismo caso, aunque las bases en que nos sustentemos sean distintas.

¿Iatrogenia?

Seguir la medicina alopática significa estar de acuerdo con la iatrogenia: el daño legal que la medicina puede provocarle a su salud causado por medicamentos, procedimientos médicos o cirugías. La Indústria farmacéutica suele ser una de las tipologías de empresas más importante de un país pero ¿A qué coste? ¿Sabe Ud. cuantas personas mueren cada año debido a iatrogenia? Está considerada como una de las causas más importantes de mortalidad.

La OMS estima que, cada año, a escala mundial, decenas de millones de pacientes son víctimas de lesiones discapacitantes o mueren como consecuencia directa de prácticas médicas peligrosas. En Europa solamente, como promedio, uno de cada 10 pacientes hospitalizados ha resultado víctima de alguna forma de daño prevenible.

No obstante, nuestra terapia es compatible con cualquier otro tipo de medicina y si el paciente desea compartirla, aun asi, nuestro tratamiento le mejorará sus efectos secundarios. Prueba de ello son los pacientes que decidieron realizar quimioterapia (debido al "miedo a no seguir el sistema") y que, a raiz de nuestro tratamiento, han reducido, drásticamente, los efectos secundarios.

Un punto importante, si usted decide aplicarse medicina alópata, paralelamente, nosotros, como terapeutas, no modificamos la medicación prescrita por su médico. Simplemente, a medida que se vaya encontrando mejor, será su médico quien le irá bajando las dosis hasta, a poder ser, retirarle la medicación, completamente.

Conclusión: ¿Qué usamos de la alopatía?

Bajo nuestro punto de vista, la aplicación de la alopatía debería ser:

- Urgencias: Sí, si no hay otra vía menos perjudicial. Nuestra terapia puede resolver muchas urgencias, tratables a distancia, aunque, por ejemplo, a distancia, no podemos escayolar una fractura ósea ni suturar una herida que sangra.

- Cirugías: Sí, siempre que la vida dependa de ello a muy corto plazo, sino muchas cirugias las podemos evitar con nuestro tratamiento.

- Analíticas: Sí, aunque nuestra terapia también permite evaluar ciertos parámetros a distancia. Incluso podemos determinar medidas de quistes o tumores incipientes, por ejemplo, inmesurables con equipos médicos.

- Diagnósticos por la imagen: Sí, es muy útil para constatar nuestros hallazgos o para solicitar al médico una prueba de este tipo en una localización concreta para que él descubra lo que estamos tratando.

- Tratamientos: Hay muchas terapias que tratan una dolencia en particular, efectivamente, de forma menos invasiva y con menos efectos secundarios nocivos. Nuestra terapia, por ejemplo, no los produce, aparte de la posible crisis curativa temporal inicial.

1/4